El Blog

Blog Perros Allkugrass

allkugrass_blog1

El apego que llegan a alcanzar algunos perros respecto a sus amos es inmenso durante la época de vacaciones escolares. Los perros son animales de manada y, por ende, genéticamente están acostumbrados a pasar las 24h del día con compañeros. Si a este hecho le sumamos una inadecuada socialización, cambios repentinos en su rutina, frustración por no tener la actividad diaria que su cuerpo necesita o pasar muchas horas solo en casa, no es de extrañar que nuestro perro desarrolle un estado de ansiedad y nerviosismo incontrolable para él.

En este artículo podrás encontrar tips que ayuden a identificar este trastorno así como también tips para solucionarlo.

 

Qué es la ansiedad por separación

Cuando existe un hiperapego por parte del can hacia el dueño, este genera la aparición de una serie de problemas cuando el animal se queda solo en casa, hablamos de la llamada ansiedad por separación. Dichos problemas suceden debido al miedo que el can experimenta al sentir que se encuentra lejos de su amo.

Se siente amenazado, en peligro, y se activa en él un estado de alerta que le puede llevar a la destrucción de objetos, llanto desesperado, etc. Tal y como su nombre indica, la separación durante un periodo de tiempo, ya sea corto o largo, entre perro y dueño produce en el can un estado de ansiedad incontrolable para él.

Los perros son animales acostumbrados a vivir en manadas, y aunque nos cueste creer que también pueden experimentar este tipo de trastornos, lo cierto es que un 15% de la población canina lo sufre. Si no los educamos adecuadamente ni prestamos atención a su comportamiento, puede derivar en un perro infeliz, triste, estresado o ansioso. En cualquiera de los casos, resulta fundamental intervenir y acabar cuanto antes con esta situación.

Causas de la ansiedad

Antes de adentrarnos en la sintomatología de este tipo de ansiedad y las posibles soluciones para tratarla, resulta importante hablar de las causas más comunes que la provocan.

  • Si tu hijo pasaba prácticamente todo el día con su perro y por el retorno a clases ha dejado de hacerlo, probablemente esta sea la causa. Pasar de estar siempre acompañado a quedarse muchas horas solo en casa puede haber desencadenado el estado de ansiedad en él.
  • En relación con el punto anterior, ¿has realizado algún cambio en su rutina o hábitos diarios? Si es así, es posible que este sea el motivo.
  • ¿Te has cambiado de hogar? De la misma manera que tú necesitas un periodo de adaptación a tu nueva casa, tu compañero peludo también. Cuando decidimos mudarnos debemos tener presente que, en función de la personalidad de nuestro perro, deberemos seguir una serie de pasos para que el can se acostumbre lo antes posible a su nuevo hogar.
  • Es posible que tu perro se sienta frustrado o aburrido, ¿dedicas el tiempo suficiente a sus paseos diarios? Recuerda que para mantenerlo sano y feliz debes informarte sobre el tiempo de ejercicio que necesita y proporcionárselo.
  • Y si tu can ha desarrollado este estado de repente, sin sentir un exceso apego hacia a ti, ni nada de lo anterior, puede que la causa resida en un episodio traumático que haya experimentado mientras estaba solo en casa.

 

Combatir la ansiedad por separación

Recuerda que para que un perro detecte que ha hecho algo mal debemos reñirle al momento de hacerlo. De manera que, si llegas a casa y te encuentras objetos o muebles destrozados, no servirá de nada castigarle. Para que lo entienda, debemos sorprenderlo realizando el acto que queremos corregir.

Por otro lado, si al llegar a casa nuestro can nos recibe con afectos exagerados, resulta imprescindible no responder a dichas muestras de cariño de la misma forma. Para tratar la ansiedad por separación debemos mantenernos firmes y no dejarnos llevar por la situación. Los veterinarios recomiendan ignorar al perro hasta que se tranquilice. Lo mismo ocurre con la despedida. Si al irnos observamos que nuestro can llora o ladra, no debemos acercarnos para despedirnos y acariciarle, pues aunque creamos que así lo tranquilizamos, lo cierto es que empeoramos su estado. Debemos actuar con normalidad.

En este sentido, es fundamental habituar a nuestro can desde pequeño a quedarse solo en casa. Aunque seamos personas que acostumbremos a llevar una vida sedentaria, es recomendable realizar salidas durante el día, sin hora establecida, y cada vez más largas para que el perro tome esa situación como normal. Asimismo, este también puede ser un buen método para tratar la ansiedad y reducirla. Recuerda no regañar a tu perro si al llegar a casa encuentras algún que otro destrozo.

Sobre todo, presta atención al detalle de no realizar las salidas siempre a la misma hora ni seguir la misma rutina de hábitos. Esto quiere decir que, si antes de salir tendemos a coger las llaves de casa, la cartera y la chaqueta, en ese mismo orden, debemos romper con esta rutina de acciones para evitar que el can las relacione con el hecho de quedarse solo en casa y empiece a sentirse ansioso.

Como ves, el tratamiento de la ansiedad por separación suele ir estrechamente relacionado con la causa. De manera que, la mejor solución siempre es identificar el motivo que lleva a nuestro can a sentirse así y solucionarlo.

 

 

Escribir comentario

Su email no será publicado.